viernes, 31 de octubre de 2014

Endometriosis ¿De que vas?

¡Cualquier parecido con la realidad me la cuentan!
Hola, a riesgo de pecar de monotemática, voy a explicar en qué consiste la endometriosis, mucha gente me pregunta qué me pasa, cuándo me voy a curar, si es muy grave... Asi que la voy a explicar a mi manera, para que se entienda y no me pregunteis más. Que no me importa, pero es un poco rollo veros con cara de pena ♥

La endometriosis consiste en que el tejido endometrial (Lo naranja), que normalmente debe de quedarse tranquilito dentro de su círculo, e irse solo los cuatro días de regla, pero se viene arriba y monta raves. Las raves pueden ser quistes sobas o adherencias, manolocas. Los quistes, normalmente se abrazan a los ovarios en un intento desesperado de formar parte de ellos, negándose a irse. Los quistes son un poco "lo de menos" duelen un poco, depende a quien ni le duelen (A mi hasta los 6 cm no me empezaron a picar), pero se pueden controlar con medicación. Normalmente no se van, pero podemos hacer que no crezcan o que reduzcan un poco.
Y luego están las adherencias manolocas, que son el colmo. Ellas lo que hacen es unir zonas del cuerpo que no deberían de estar unidas, son parecido a una cicatriz y funcionan para el cerebro como nervios. Las prendas dicen "Asdf", una orden que el cerebro no entiende y como respuesta avisa que ahí hay algo, avisando como mejor sabe hacer rabiandote de dolor.

Estos seres salen porque sí, no es una defensa del cuerpo, no es culpa del portador y nadie tiene ni idea de sus causas. Y además, aveces se salen del dibujo y se van al resto del cuerpo, extendiendo con su fiesta el dolor.



La endometriosis no te mata, no es una enfermedad "maligna", pero es una cabrona. Genera un dolor crónico que no se ve afectado por calmantes normales, es decir cuando estoy mal no me tomo un ibuprofeno y se me pasa, aquí las amigas se rien del ibuprofeno. Se sobrelleva con medicamentos antiinflamatorios más fuertecitos y en extremos, con morfina.
Voy a insistir un poco más: No es un dolorcito, no somos unas quejicas (¡Ay si nos quejaramos lo que nos duele!), no se nos va a pasar. Es un dolor tan fuerte que aveces te impide ponerte derecha o andar. Imaginaros que os doliera siempre y todos los días como si tuvierais una tabla con clavos, ejerciendo muchísima presión en la pelvis. Todo el día, ahora mirad las ganas que se os quedarían de ir de fiesta o de ser simpáticas. Ahora a la pata coja, como es mi caso.

Pero lo peor, y el motivo de por el cual soy tan cansina es que está considerada una enfermedad rara aunque afecta aun 14% de mujeres y es causa de más del 40% de los casos de infertilidad. Suelen tardar en diagnosticártela, por que muy pocos ginecólogos tienen la formación adecuada para saber dónde y qué mirar y los tratamientos que nos dan son un poco prueba y error, cada una de nosotras somos conejillos de indias, por que no existe ningún tratamiento, ni para el dolor ni para curarnos. 


Que me disculpen los sensibles, es por enfatizar lo que no debe ser.

¿Cómo detectarla? El primer signo y más importante: La regla no duele, no dura más de 3 o 4 días y no te convierte en la escena de tu madre se ha comido a mi perro. 
Aunque te digan que es normal no es normal. Ve a que te miren, anda, que te miren bien.
Además de otras señales como que te duela de morirte cuando tienes sexo o que te duele al orinar  y ser muy propensa a infecciones de orina.

Esto es lo que yo he aprendido y he descubierto sobre esta enfermedad, poca o ninguna explicación, pero al menos se de donde viene, que es lo que tengo y como asumirla y vivir con ella. Que no te detenga y no sea la protagonista en tu vida, aunque en momentos de crisis sea difícil. Es una enfermedad crónica y las enfermedades crónicas son una mierda. No tiene más, y bueno, me gustaría decir también a las que padecen alguna que lo digan, que no tenemos la culpa y que se lleva mejor si lo compartes.

Y que si lo quieres compartir mi email es sobrevielart arroba gmail punto com ♥

Endometriosis: Un estilo de vida



Después de casi tres años en los que he sido tratada por un ginecólogo, que aunque encantador y guapo, cada vez que me miraba buscaba en google consejos. Ayer por fin pude pasar consulta con una especialista en endometriosis.
Se llama Bárbara Romero Guadix,
y por fín me escuchó y me habló en mi idioma y en el de la enfermedad, y la pongo en negrita por si alguna chica llega aquí buscando esa información, por que a mi me ha costado un mundo encontrarla. Por lo visto en Andalucía, la endometriosis es solo un proyecto lo cual es vergonzoso, pero no me apetece entrar en eso.
Vengo a decir lo maravilloso que es dar con alguien profesional, que hace bien su trabajo  y te atiende y te escucha y te dice lo que te va a doler y que "es lo que hay" con todo el amor.

No me dió ninguna buena noticia, de hecho me dijo que estoy peor de lo que pensaba, pero me dijo "La endometriosis es un modo de vida, hay que asumir que lo tienes y asumir que no te vas a curar" y me puso un tratamiento. Pero salí de la consulta felíz. Por que a día de hoy notaba que andaba sola, que solo internet me respaldaba (Entrecomillo porque recibo mucho amor, no estoy sola emocionalmente hablando, pero si medicamente hablando).

Ahora solo tengo que seguir el tratamiento y tomar la decisión más importante y difícil de mi vida; por que esta enfermedad es el motivo del 45% de los casos de infertilidad, yo ya tengo una edad y además me ayudaría a la salud...

Lo que no te mata te hace un unicornio 
Y yo ya soy un espécimen difícil de encontrar... No tengo ombligo. 

lunes, 27 de octubre de 2014

Hidden places I

En mi agenda de este año, debajo de la típica lista de Comer mejor, ser más asertiva, ir al gimnasio, pasar menos horas en internet... escribí Ser ilustradora.

Desde hace muchos años me he considerado ilustradora, simplemente por que me parece la profesión más bonita del mundo, no por que la ejerciera ni le hiciera justicia.
Se que es una profesión desagradecida y sobre todo en España, donde se nos trata mal en el mejor de los casos e incluso las grandes editoriales chulean a la hora de pagar. Como es hacer dibujitos, no te cuesta trabajo y eso a ti te gusta y lo haces en un momento, no se valora, ni se respeta. Pero ¿sabéis de lo que me he enterado? ¡En otros paises incluso de pagan los bocetos! Que locura.

En fin, me lio. La cosa estaba en que yo este año (Para mi el año empieza en Octubre, cuando estreno agenda btw) me había propuesto ser ilustradora, y estoy super contenta por que creo que me voy acercando a las metas. He creado porfin un espacio en el estudio donde bajarme a trabajar un par de horas todas las tardes. Es un rincón que no sabíamos que hacer con él por que ni le llega internet siquiera, asi que he utilizado eso a mi favor. Sin distracciones, pongo mi música, obligándome a crear una lista, a coger discos de siempre. No a ir saltando de un tema a oto en spotify ni similares y puedo estar sola, tranquila. A mis cosas.



Aprovechando lo de mi música decidí hacer un ejercicio muy básico que llevo usando toda mi vida para absolutamente todo: Ilustrar música. Mi primera exposición se llamó Dummy porque había sido creada bajo el influjo del mejor disco de Portishead, el primer corto que dirigí se llamó Major Tom, en un intento de dar vida al astronauta de David Bowie y pensé que había llegado el momento de Bjork. Además, aunque la he amado siempre, también la consideraba un poco loca y bastante hippie, pero ahora me siento más cercana a ella, con más necesidad de naturaleza. Así que me pareció buena idea.

La primera ilustración que hice nació de Hidden Place y de Isobel
"He's the beautifullest fragilest. Still strong dark and divine
And the littleness of his movements hides himself.
He invents a charm that makes him invisible.
Hides in the air, Can I hide there too?
Hide in the air of him.
Seek solace. Sanctuary "
"In a forrest pitch-dark
glowed the tiniest spark
it burst into flame
like me"
La segunda ilustración, claramente es Venus as a boy.



Pues todo el mundo dice que soy yo, que es la metáfora de la enfermedad, del dolor rojo de mis entrañas. Será que está claro que hay que ser un torturado para ser artista.
Vale, la endometriosis me tiene muy artita -y un poco monotemática-  pero ha sido sin querer...

martes, 14 de octubre de 2014

Nuestra casa del bosque

Ayer deberíamos haber tenido rodaje, pero las lluvias cancelaron el plan, asi que ya que estábamos con las cámaras y las botas puestas decidimos salir a localizar el otoño.

El camino Jaén-Granada lo he hecho en todas las estaciones como millones de veces desde la vista de águila que te aporta la Alsina y siempre me llamaba la atención en Otoño, los colores de sus árboles, sus pueblos vacíos, con granjas, secaderos, encinas o pinos, dependiendo de la provincia que pises.


Y ayer hicimos ese camino y encontramos nuestra casa del bosque. Una casa que pese a estar abandonada y sin ningún tipo de protección parece haberse mantenido sin apenas visitantes. Y me puse a soñar.



Yo adoro vivir en la ciudad, tenerlo todo a mano, poder bajar casi en pijama a comprar el pan a cualquier hora cualquier día de la semana, que mis gatos sean caseros, y no de campo. Que se escuche bullicio y jaleo; tener músicos debajo del balcón a las 2 y a las 9 y no conocer a mis vecinos... Pero aún así a veces sueño con tener un lugar donde escapar. Ir largos fines de semana, yo a dibujar y él a escribir. A pasear y respirar aire puro. A escuchar el silencio...




Esta casa es perfecta, por que está cerca, tiene piscina y salida directa al bosque. Un bosque mágico que no parece haber sido descubierto por el hombre. No tiene carteles de coto de caza, ni senderos. Los únicos dibujos que había en la tierra eran de la propia lluvia o madrigueras de animales.

Sería tan superguay quedarnos la casa y tener dinerillo para arreglarla. ¡O hacer chas y que se rehabilite sola! Ya me imagino escapándome, sin internet ni preocupaciones, dibujando tirada en una mantita en el bosque. En nuestro bosque...




♥ Las fotos que no son mias, son de @vicentmcloud ♥


jueves, 9 de octubre de 2014

Fast food.

Es curiosa la costumbre que hemos adquirido de exponernos al público, de compartirlo absolutamente Todo, de pensar en voz alta; o más aún, pensar Gritando.

En tres días sin redes sociales tipo "fast-food" me he tenido que pegar en la mano por una cosa que no era la que yo pensaba. Yo creía que mi adicción mayor era el cotilleo, el "qué hace la gente?" "¿Qué estarán hablando?" "¿Qué habrá pasado?" "Oh mira una foto!" "F5", "F5", "F5", pero no. Lo que más trabajo me está costando es no compartir lo que suena en mi cabeza, una canción, una foto estúpida, otra canción...

Empiezo a pensar que la pérdida de identidad y el interés por los demás tiene un poco su culpa en eso. Ya no hay motivo para quedar con un amigo y que te cuente los discos que ha descubierto o la película que vió el otro día y que le dejó totalmente fascinado. Por que lo sabemos todo, hablamos de sobre información, pero es una sobre información personal, y por lo tanto, esa intimidad que defendíamos tan fuerte a finales de los noventa, cuando nació internet, la hemos pisoteado y destruido con saña y con gusto. Ahora tus conocidos saben casi tanto o más de ti que tus amigos, y consideras amigos a los que no lo son realmente, pero te dan muchos me gustas y pierden su vida en comentarte todas las actualizaciones. Como hacía yo.

Aunque me dolió por no tener momentos de absoluta felicidad, es maravillosa y viene al caso, en serio.
Hace unos meses puse una publicación muy puta en mi muro y recibí cientos de megustas y de "ánimo, tu puedes" pero solo me escribieron por privado o me llamaron por teléfono cuatro o cinco personas. Personas que no usan redes sociales prácticamente nada, que viven su vida y apenas se les nota que están ahí porque no clican a Megusta a cada chorrada que pongo. Pero me llamaron todos con una misma conclusión a la que llevo dándole vueltas unos meses, desde entonces.
Todos vamos tan rápido, tan a lo nuestro que no miramos a nuestro alrededor, pensamos que nuestros problemas son enormes y son los únicos problemas, que todo el mundo debe atendernos y si no, da igual, no los necesitamos. Hay más gente, o estamos nosotros. 

Nos hemos convertido en comida rápida.

Pero yo sigo con mi performance, volviendo a la forma de vida del año 2 a.RRSS (Antes de las redes sociales); un blog personal, muchas horas de dibujo, de cafés, de cervezas con los amigos, de quedar para jugar a juegos o para dibujar. De notar el tu a tu y de que en lugar de un smiley haya una expresión.
Llevo tantos años detrás de una pantalla que me resulta raro, pero por eso es mi performance personal.


martes, 7 de octubre de 2014

La dejo o no la dejo.

The Darkness. 


Procrastinar, referido a diferir, aplazar.

En mis mil y un "Este mes lo dejo" he dejado la Cocacola y todas las bebidas azucaradas y me he cerrado facebook.
Ahora solo me queda volver a leer, centrarme en la producción de manera masiva y apuntarme al gimnasio.

Tampoco creo que siga usando esto como diario personal, si acaso muy de vez en cuando. ¿Cuanto ha durado? ¿Un mes? Demasiada exhibición gratuita. Subiré mis fotos, mis dibujos y tal. Si queréis porno, pagad.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

No me mires que me quemas.

Supongo que todo el mundo que entra aquí sabe a qué me dedico, pero por si acaso, lo resumiré a la manera que viene a cuento: Hasta hace unos meses el 50% de mi persona era una ong que llaman Curator o Comisario, también llamado galerista; llamado por mi proxeneta de la ilustración. Es decir, decidía las exposiciones que se hacían en nuestra pequeña pero matona galería de arte.

Y ojo que he dicho "hasta hace unos meses", y es que aunque sigamos haciendo exposiciones ya no las llevo yo por un motivo principal: Estaba empezando a odiar lo que yo consideraba que era "El sueño de mi vida", así en negrita. Ahora las lleva mi socio, lo he dejado solo ante el peligro, a la deriva y sin frenos.

Todos pensaban que yo estaba en la escuela de arte para aprender las técnicas de expresión personal en virtud de una carrera en arte, y eso es lo que yo quería pensar. Pero en realidad, estaba allí como un agente encubierto con el fin de conocer de primera mano la sorprendente verdad de la mayor estafa del siglo!

La decisión no ha venido por no dormir, por el estrés que supone hacer presentaciones y hablar con tantos desconocidos para una persona tan tímida y casi sociópata como soy yo, ni por gastarme más dinero en esas exposiciones del que ganaba; el quemazón ha venido por ellos, los artistas. La mayoría de los artistas son un solar. No respetan su trabajo, ni el mio y me estaban volviendo loca. A ver, no todos, he hecho incluso amigos, he conocido gente maravillosa, pero la proporción profesional/artista-estupuendo es tan abrumadora que ha podido conmigo.

-Me voy a ganar más amigos de los que ya me he ganado con mi falta de tacto, pero este es mi espacio, el que le robo a internet para ser más yo y tener menos espinas-

"Art School Confidencial", en español El arte de estrangular. Maravilloso cómic de D.Clowes y maravillosa película.

Yo quería enseñar al universo - ilusa de mi, inocente, pobre, lastimica - que la profesión de ilustrador es una profesión de verdad, que los ilustradores hacen cosas muy bellas, muy valiosas, subirlo a nivel de arte sin dejar de entenderlo como una profesión. Pero no me ha salido como yo quería, hay muchos, los buenos y los que trabajan de verdad, que entienden así la profesión, pero, como todo en esta vida también los hay que no pisan el suelo, que consideran que su arte no necesita profesión.

Y no hamijos, todo en esta vida es una profesión, un trabajo, tiene partes preciosas y partes desagradables, por que si quieres dedicarte a ello, si quieres comer de ello, antes o después se convertirá en un trabajo, y la definición de trabajo es "todo aquello que no harías si no te pagaran", aunque tengas la suerte de currar en lo que te gusta.

Y pese a esto, hemos montado una exposición nueva que se llama "¿Que es un ilustrador?" en un último intento de definir la profesión y contársela al mundo, por que un ilustrador es una profesión, a riesgo de repetirme, una profesión preciosa a la que pienso dedicarme en cuerpo y alma. Vuelvo a mis orígenes, a mi formación primera y a mi cosa favorita del mundo: Ilustrar.

Y tampoco me lo tengáis mucho en cuenta, que no estoy sentenciando, solo estaba reflexionando... Yo me retiro porque no me quiero quemar a los 27 años, que ya tengo mis propios achaques como para encima volverme loca, pero no me voy a bajar del todo, voy a seguir admirando el buen trabajo y yendo a exposiciones, seguro que ahora a más, y disfrutando :)